ALIMENTOS Y COSMETICOS RINCON NATURAL

Ir al Carro Vaciar

FUNCIONES DEL HIERRO Y ZINC EN NUESTRO ORGANISMO

 

El hierro y el zinc son minerales importantes para la vida del ser humano. Aunque se requieren en muy pequeñas cantidades (miligramos), participan formando parte de enzimas que actúan en diversos procesos biológicos indispensables para el buen funcionamiento de un organismo.

 

En el hombre, el 70% del hierro se encuentra en la hemoglobina, proteína transportadora del oxígeno desde los pulmones hacia los tejidos, otro 25% se encuentra como reserva (ferritina y hemosiderina), un 4% como mioglobina y un 1% unido a la transferrina y como componente de diversas enzimas que participan en la producción oxidativa de energía celular, la síntesis de algunos neurotransmisores y de ADN.

 

El zinc es un componente indispensable para la función normal de más de 300 enzimas catalíticas, estructurales y de regulación.

 

Antecedente del hierro y zinc

 

El ácido ascórbico es importante en la absorción de hierro inorgánico, se encuentra casi exclusivamente en los vegetales frescos. Su carencia produce el escorbuto, en la actualidad erradicada.  Respecto del zinc, el ácido ascórbico no ejerce un efecto sobre su absorción.

Las manifestaciones de la carencia de hierro derivan de aquellas propias de la anemia. En tanto, la deficiencia severa de zinc provoca retraso en el crecimiento y en la maduración sexual. La deficiencia moderada afecta principalmente a los niños menores y las mujeres durante el embarazo y la lactancia.

 

Debido a que la harina de trigo, en Chile, por ley debe ser fortificada con hierro (30 mg Fe/Kg) y vitaminas del complejo B, hace que el pan contribuya con 0,7 mg de hierro absorbido, si se consumen 300 gramos al día, por lo que el hierro que aporta el pan se relaciona con la baja prevalencia de anemia por deficiencia de hierro que existe en nuestro país, especialmente entre los escolares, hombres adultos y mujeres post menopaúsicas.  Por otra parte, la incorporación de leche y cereal fortificado a los programas complementarios de alimentación del Ministerio de Salud de Chile han contribuido fuertemente a la disminución de anemia por deficiencia de hierro en lactantes y preescolares.

 

Por el contrario, el aporte de zinc en la dieta del chileno es deficitaria, a pesar del aumento del consumo de carne por la población. Existe evidencia que la Leche Purita fortificada, la que además de hierro, cobre y ácido ascórbico, está enriquecida con zinc, mejora la nutrición de hierro del lactante, pero no sería suficiente para prevenir la deficiencia de zinc por lo que se ha recomendado aumentar el nivel de fortificación con este mineral. Estudios realizados en niños y adolescentes de Santiago demostraron que la ingesta de zinc diaria era sólo un 50-60% de las recomendadas para su edad.  Una baja ingesta de zinc también fue descrita en preescolares de 2-4 años de edad, los que ingerían sólo el 66% de la recomendación diaria de zinc, en contraste con una ingesta adecuada de hierro.   

 

En un estudio en adultos mayores, en la comuna de Providencia, se encontró que el promedio de ingesta de hierro estaba por sobre las recomendaciones y que el promedio de ingesta de zinc correspondía a la cantidad recomendada. Observación similar se encontró, en hierro, en adultos mayores de la comuna de Santiago.   

 

La fortificación de la harina de trigo destinada a la panificación con hierro y la fortificación de la leche de vaca entera (26% Materia Grasa), entregada gratuitamente por el programa de Alimentación Complementaria, con hierro, zinc y cobre, ha contribuido a la baja prevalencia de deficiencia de hierro de la población chilena, con excepción de la mujer en edad fértil. El aporte de zinc de la dieta actualmente consumida, es insuficiente para cubrir el requerimiento diario en toda la población sin distinción de género o edad.  La fortificación de alimentos con zinc sería la estrategia más adecuada para mejorar el estado de nutrición de este micro-mineral en la población en riesgo.

 

Por último, la obesidad es el problema nutricional más prevalente, afectando especialmente a los niños.  El alto consumo de bebidas gaseosas contribuye fuertemente a aumentar la prevalencia de esta patología, ya que sólo aporta calorías sin valor nutricional, siendo recomendable el reemplazo de este tipo de bebidas por aquellas con bajo aporte de calorías y con un valor nutricional agregado.

 

FUENTE: Extractado y adaptado de Revista Chilena de Nutrición, Vol. 32, N°1, Abril 2005.

Compra Online

No tienes clave? Registrate.

Olvidaste tu clave?Recordar Clave.


Buscador


Sitios Amigos

Tienda Rincón Natural
Av. Consistorial #2660, Peñalolén.
Fono Compra (56 2) 2 9963377
www.rinconnatural.cl

Consultoria Web Desarrollo Web | Posicionamiento Web